Congregación Siervos de la Caridad

Es una congregación religiosa clerical de derecho pontificio, fundada en Como (Italia) por San Luis Guanella, que reconoce como fecha de fundación el 24 de marzo de 1908, cuando los primeros miembros del instituto emitieron por primera vez los votos religiosos perpetuos.

Las obras comenzaron a funcionar en el año 1886, en Como, con la apertura de la “Pequeña Casa de la Divina Providencia”, (a la que más tarde llamará simplemente “Casa de la Divina Providencia” para evitar confusiones con el instituto del Cotolengo en Turín), y en colaboración con las Hijas de Santa María de la Providencia, don Guanella, dedicó energías y sacrificios a la fundación de la Congregación masculina.

A partir de entonces se dedicó a abrir espacios a la caridad cada vez más grandes. Rápidamente partió desde Pianello Lario (Como) para abrir nuevas obras caritativas en diversas partes de Italia, Suiza y Estados Unidos de América. En esos primeros años fundacionales, empiezan a tomar forma las dos Congregaciones, la masculina de los Siervos de la Caridad y la femenina de las Hijas de Santa María de la Providencia, que enseguida le ayudarán a realizar sus proyectos.

La aprobación provisional de las Constituciones se obtuvo el 10 de julio de 1928, y la definitiva el 16 de julio de 1935. El periodo inmediato a la muerte del Fundador fue muy delicado, porque, por una parte, los miembros de la Congregación, habiendo recogido la herencia y la espiritualidad, sienten la obligación de proseguir el camino iniciado por el Fundador; pero, por otra parte, son llamados por la Iglesia y por el mundo a continuar en la fidelidad al carisma al mismo tiempo que se les invita a la innovación, a trazar nuevos surcos en el campo de la caridad y de la solidaridad.

La historia de los primeros veinte años es una prueba de cómo el periodo “carismático” de los inicios necesitaba una nueva organización y de cómo la “continuidad” del Instituto fue garantizada gracias al trabajo de hombres que habían saboreado los ideales del fundador, dándose cuenta al mismo tiempo de los límites. En el periodo sucesivo, mientras se va consolidando la herencia recibida, surgen nuevas y numerosas Obras, casas de formación, parroquias y centros pastorales, tanto en Italia como en el exterior, sobre todo en América Latina. En estos últimos decenios la tienda de la caridad se ha extendido a zonas de misión: India, Filipinas, Congo, Guatemala, Israel, etc.

Presentación de la llegada de los guanelianos a España.

Los Siervos de la Caridad en septiembre del año 1975, compran a las Hermanas Marías Nazarenas un terreno a las afueras de Palencia, en la zona de Los Tres Pasos. Aquí inician la construcción de lo que, en la actualidad, es el Centro Ocupacional “Villa San José”.

Corría el mes de septiembre del año 1975 cuando los guanelianos pueden empezar a preparar su proyecto dirigido a las personas con discapacidad intelectual de Palencia y provincia. No será hasta noviembre de 1976 cuando el P. Mario Bellarini puede dar acogida al primer grupo de personas con “altas necesidades de apoyo”.

La idea inicial es la de trabajar con “chicos” de 15 a 18 años con un nivel de minusvalía media-ligera con la finalidad de “ofrecerles los conocimientos básicos para desenvolverse en la vida y, mediante un aprendizaje adaptado a sus posibilidades, hacer que estos adolescentes puedan encontrar su puesto en la sociedad”.

Al año siguiente, en octubre de 1977, adquieren los guanelianos una finca colindante de poco más de treinta áreas. A partir de este momento inician las obras para la construcción de la nueva residencia y Centro Ocupacional.

Con la presencia de las autoridades religiosas y civiles, amigos de la obra guaneliana y representantes de la Congregación, el día 18 de diciembre de 1977 se inauguran las nuevas instalaciones del Centro de Rehabilitación “Villa San José”. Un centro que podrá albergar a un total de 20 internos y 16 semipensionistas.

Al aumentar el número de destinatarios y viendo las posibilidades reales de cada uno de ellos, se opta por construir un invernadero con una superficie de 300 metros cuadrados. Se inaugura en la primavera de 1978. El centro, a medida que va pasando el tiempo, se va especializando en tareas agrícolas, de cría y cuidado de animales y floricultura. El número de personal no religioso también va en aumento así como el de los voluntarios que, descubriendo el clima familiar que desde un principio se respiraba, se ha ido acercando para compartir su tiempo con las personas con discapacidad intelectual.

El 15 de noviembre de 1981 se inauguran las instalaciones deportivas gracias a una subvención del Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales, dotadas con un gimnasio polivalente y cuatro aulas ocupacionales, destinadas a la carpintería, cerámica, psicomotricidad y cestería.

En la década de los 80 se decide unificar el perfil de los destinatarios, acogiendo exclusivamente a aquellas personas de grado medio-ligero, dirigiendo el trabajo ocupacional a la adquisición de destrezas y hábitos laborales en vistas a una posible inserción laboral de aquéllos que, por sus capacidades, pudieran acceder.

El 27 de octubre de 1985 se redacta el Acta fundacional de la “Asociación de Padres de Minusválidos Psíquicos del Centro Villa San José”.

En noviembre de 1986 se inicia la experiencia piloto de una Vivienda Tutelada. Un grupo de tres usuarios empieza esta experiencia de vida independiente, en una vivienda acondicionada dentro del perímetro del Centro Ocupacional “Villa San José”, en lo que antaño fuera el domicilio de la familia que custodiaba la finca.

Aquí, durante algunos años y con la presencia de un religioso, varios de ellos se fueron preparando para lo que sería el gran salto de vivir en un piso de la ciudad. Más adelante, surge la iniciativa de promover una vivienda protegida para un grupo reducido de personas con discapacidad intelectual y se alquila un piso en el casco urbano durante los cursos 93-94 y 94-95 con la presencia de una educadora. Será en el transcurso de la celebración de los 30 años de presencia guaneliana en España cuando será inaugurada la nueva vivienda situada en la Calle Los Pastores de Palencia. Era entonces el 11 de mayo de 1995. En la actualidad viven 7 usuarios.

16 de octubre de 2000. Uno de los “últimos” pasos es el traslado de la residencia desde el Centro Ocupacional “Villa San José” al casco urbano. Situada en la Calle San Luis Guanella, en una parte de las dependencias del Centro Hogar Beato Luis Guanella, tiene el nombre de quien empezó la obra en Palencia y al que todos debemos tanto: el Padre Mario Bellarini. El proyecto residencial ha ido desarrollándose hasta los 25 usuarios que en la actualidad disfrutan de este servicio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Haga clic en el enlace para más información.

ACEPTAR